En los días 24 y 25 de febrero de 2022, numerosas micronaciones se han pronunciado respecto a la Guerra de Rusia y Ucrania, siendo que la inmensa mayoría ha condenado con firmeza la invasión y se ha solidarizado con el pueblo ucraniano.

Una de las últimas micronaciones en pronunciarse en este sentido ha sido el Reino de Eskeria, que en la tarde del 24 de febrero publicó un comunicado oficial a través de su cuenta Twitter repudiando y condenando «la guerra rusa contra Ucrania. La consideramos un impedimento a la paz internacional».

Por su parte, la República de Marenia, a través de una orden presidencial, aplicó «el cierre de fronteras con todos los ciudadanos de Rusia por tiempo indefinido, hasta que se de un escenario de desescalada del conflicto».

El Estado de Talovenia publicó en su cuenta Twitter el repudio «a la invasión por parte de Rusia» y el «apoyo a Ucrania».

La República de Rino Island publicó un extenso comunicado oficial el 25 de febrero, en el que manifiesta el «respeto irrestricto al principio de autodeterminación de los pueblos, y la soberanía e integridad territorial de los Estados», además insta a «los pueblos hermanos de Rusia y Ucrania al cese de hostilidades, retomando el diálogo para buscar soluciones mutuamente satisfactorias, velando por los legítimos intereses de seguridad y soberanía de ambos Estados», acusa a la OTAN de la escalada del conflicto, repudia «la actitud de Estados Unidos y sus aliados, que pretenden dar lecciones al resto del mundo, acerca de la resolución pacífica de conflictos», insta a extender las sanciones desde Estados Unidos a Israel, «demostrando que su pretendida defensa de la libertad no es más que mera propaganda» y finalmente celebra la actitud de los gobiernos de Rusia y Ucrania para negociar y alcanzar la resolución del conflicto.